2 de agosto de 2015

Kazuo Ishiguro: Los restos del día


Los restos del día
Autor: Kazuo Ishiguro
Título original: The Remains of the Day
Género: Clásicos - Histórica - Ficción Literaria
Año de publicación: 1988
Páginas: 252







Sinopsis
Inglaterra, julio de 1956. Stevens, el narrador, durante treinta años ha sido mayordomo de Darlington Hall. Lord Darlington murió hace tres años, y la propiedad pertenece ahora a un norteamericano. El mayordomo, por primera vez en su vida, hará un viaje. Su nuevo patrón regresará por unas semanas a su país, y le ha ofrecido al mayordomo su coche que fuera de Lord Darlington para que disfrute de unas vacaciones. Y Stevens, en el antiguo, lento y señorial auto de sus patrones, cruzará durante días Inglaterra rumbo a Weymouth, donde vive la señora Kenton, antigua ama de llaves de Darlington Hall. Y jornada a jornada, Ishiguro desplegará ante el lector una novela perfecta de luces y claroscuros, de máscaras que apenas se deslizan para desvelar una realidad mucho más amarga que los amables paisajes que el mayordomo deja atrás.


Opinión

«Hay algo que debemos dejar bien claro: el deber de un mayordomo es procurar que haya un buen servicio, no intentar solucionar los problemas de la nación.»

Es increible lo bien escrito que está este libro.
Empezamos con una introducción muy linda que en pocas páginas nos da muchísima información.
Mr. Stevens (de profesión, mayordomo) está bastante abrumado porque se encuentra con muy poco personal bajo su cargo, y Darlington Hall es una gran casa señorial a la que dirigir. Es muy tradicional él, y se preocupa muchísimo por los asuntos de etiqueta, a pesar de que no siempre consigue la respuesta esperada de su moderno patrón americano.
Por sugerencia de su actual señor, Mr. Stevens decide emprender un viaje en auto para descansar. Aprovechará esta excusa para ir a buscar a Miss Kenton, ex ama de llaves de Darlington Hall, para tratar de convencerla de que vuelva a su antiguo trabajo.
El libro comprende los días que le tomarán a Mr. Stevens realizar viaje, y se irán alternando sucesos del presente con muchas rememoraciones y anécdotas propias o ajenas. Creo que una de mis preferidas fue la que involucra a otro mayordomo, un tigre, una sala de estar, y una enorme dignidad.

Con un estilo bellísimo y atrapante, además de una descripciones vívidas y hermosas del paisaje inglés y anécdotas no carentes de humor, Kazuo Ishiguro nos muestra –a veces de forma más directa que otras– todos los matices de la personalidad del protagonista, sus diálogos con la genial y realista Miss Kenton, y la eterna fidelidad que sentía y siente hacia su anterior patrón, Lord Darlington, hombre con ideas peligrosas y buenas intenciones.
La narración va y viene en el tiempo, a veces retrocediendo unas pocas horas y otras unos cuantos años. Estos cambios están marcados de un modo tan simple y claro como lo es el cambiar de presente a pasado para narrar. En ningún momento se presta a confusión y jamás se pierde el interés.
Lo genial del estilo del autor es que ha logrado que un personaje extremadamente estirado resulte tan ameno y querible (aunque una o dos veces admito que quise sacudirlo).
Hay muchísimos pasajes de humor sutil, incluído un momento que debería haber sido dramático pero que por las circunstancias que lo acompañan se vuelve tragicómico.

Mr. Stevens resulta un personaje muy curioso, al menos para quienes vemos muy de lejos su estilo de vida. Su gran aspiración es ser el perfecto mayordomo. Él es muy inteligente, pero su ambición llega hasta el ser un gran mayordomo y nada más, lo que a veces produce que sea ajeno a muchas cosas que ocurren a su alrededor y en cierto modo deje pasar la vida, mientras él atiende a los demás.
Se cree inferior, no en sentido de tener un complejo de inferioridad, sino que se "sabe" inferior y eso para él está perfecto. Es irónico que sea tan conformista, aún con todo su perfeccionismo. No se considera capaz de ir más allá, se contenta con servir a alguien que él cree que puede realizar un cambio, o que tiene buenas intenciones para hacerlo, y lo hace siempre con dignidad.
El mundo que él conoce se está desmoronando, luego de la Segunda Guerra Mundial muchas cosas cambiaron y Mr. Stevens está intentando adaptarse lo mejor que puede, conservando siempre la dignidad de su cargo e intentando aferrarse a lo poco del pasado que parece quedar.
Parte de ese algo son los recuerdos de Miss Kenton, y es un poco por eso que va a buscarla. La otra razón se va entendiendo mientras vemos sus geniales interacciones.

El final me dejo un sabor extraño. Quisiera poder entrar en detalles, porque creo que las últimas frases dicen más sobre Mr. Stevens que toda la historia junta. Me hubiera gustado que fuera diferente, pero de haber sido así, creo que la historia no tendría la fuerza que obtiene con ese final.
Los restos del día es simple y complejo al mismo tiempo. Con lo que se lee entre líneas hay prácticamente otra historia escondida dentro de ésta. Me encantó que el autor haya dejado una puerta abierta de forma sutil, diciendo tanto en lo que no dice.
Muy recomendado.



Calificación: 4.5/5
Muy bueno

3 comentarios:

  1. Ya te había comentado por GR, pero como sigo el blog igual vengo a shusmear por acá :3 siempre que me paso me quedo boba por lo lindo que es tu blog ainssss, lindo. lindo, lindo. *u*
    Besos <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oi muchas gracias ***._.*** yo tengo un lío terrible ya entre quiénes escriben en goodreads, quienes en blog XD
      Besitos <3 gracias por pasar!

      Eliminar
  2. Pues no me importaría leerlo =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.