28 de marzo de 2015

Ellen Kushner: A punta de espada


A punta de espada
Autor: Ellen Kushner
Saga: Riverside, #1
Título original: Swordspoint
Género: Ficción - LGBT
Año de publicación: 1987
Páginas: 288







Sinopsis
"Comienza con una única gota de sangre sobre un campo de nieve recién caída: es un comienzo maravilloso, y a partir de ahí el libro no hace sino mejorar." - George R.R. Martin

Todo el mundo vive a punta de espada.

La Ribera, hogar de carteristas y prostitutas, es el barrio bajo de una ciudad sin nombre dominada por el Consejo de los Lores. Allí acuden los aristócratas de incógnito, abandonando sus suntuosas mansiones en la Colina, para contratar a los implacables espadachines que se baten por ellos en los duelos, una forma sofisticada de asesinato legal que sirve tanto para satisfacer el orgullo herido como para eliminar a un oponente político. Richard de Vier, que no puede desenvainar su espada sin derramar sangre, es el mejor espadachín de su época, y sus servicios son muy cotizados entre los poderosos. Pero al negarse a aceptar el encargo de un noble influyente, se convierte en objeto de sus intrigas, lo que amenaza con poner un súbito final a su brillante carrera.

Ellen Kushner es una de las autoras más respetadas de la fantasía, y con A punta de espada ha creado mediante un estilo ingenioso e irónico un mundo vívido y unos personajes magníficos y alocados que resultan inolvidables.


Opinión

Nunca más le hago caso a una recomendación de George R.R. Martin.

Esta es la historia de Richard de Vier, una suerte de mercenario que trabaja de batirse a duelo con espadas en nombre de la persona que lo contrata. No tiene escrúpulos en matar a su contrincante si la situación lo amerita, y suele ser contratado por los nobles que viven en la Colina, la parte de la ciudad donde la ley aún existe... bastante.
El libro irá alternando la historia de Richard con las historias de varios nobles, en una curiosa sucesión de eventos sin la menor importancia, diálogos intrascendentes y algo que me gustaría comenzar a llamar burocracia literaria... que no es otra cosa sino alargar eternamente el momento de que –por favor– ocurra algo que mueva la historia.
Comienza bien, eso no lo puedo negar. Está escrito de forma poética, el primer capítulo es lindo y ya desde el principio deja ver con mucha naturalidad que el protagonista parece estar en pareja con otro hombre.

Richard y Alec viven juntos en un sector marginal de la ciudad, conocido como La Ribera. Allí a la gente le encanta presenciar duelos y ver correr sangre, y Richard mata con una facilidad pasmosa así que les da un show bastante seguido. Que Alec parezca tener por hobbie provocar a la gente para que Richard tenga que batirse (y en lo posible a muerte) colabora bastante con eso. También colabora a que Alec caiga considerablemente mal, sumado a que es desagradable, egoísta, soberbio y morboso.
Richard no es ninguna joya tampoco, la verdad que entre los dos no se hace uno. 
Sin embargo, la relación entre ambos no me terminó de quedar clara durante buena parte del libro, ya que la misma autora muchas veces nombra a Alec como "el amigo" de Richard, y muy pocas veces como "el amante". Cuando finalmente se esclareció, me di cuenta de que la relación que tienen es horrible. Quizás porque ellos son horribles. Son de esos personajes que lisa y llanamente, caen mal.

Por otro lado tenemos a los nobles que viven en La Colina. Éste es un mundo muy muy muy rococó, sus habitantes son todos viciosos, egoístas y desagradables... y tienen un sistema político que durante la mayor parte del libro me resultó más confuso e inentendible que otra cosa. Sólo me quedaba claro que había mucha gente intentando conseguir más poder a base de hacer rodar cabezas... literalmente.
Pero lo que realmente harán todo estos nobles, además de confundirme sobre quién es realmente el protagonista de la historia de tanto que aparecen, será hablar. Y acostarse entre ellos (o tratar de). Y comer.

Al comienzo del libro hay una pelea interesante... y va a ser una de las pocos que vamos a ver. Para la novela llamarse A punta de espada, hay una curiosa falta de duelos.
Lo que si hay, y muchísimo, es diálogos. Diálogos que no dirán absolutamente nada, que alargarán los momentos hasta el límite de lo alargable, y que contribuirán de forma muy eficaz a que uno se maree y no entienda gran cosa de lo que está ocurriendo. Eso cuando de hecho está ocurriendo algo.
Noté con horror que en esos pocos momentos en que realmente se cuenta algo importante, ocurre a tal velocidad (máximo tres párrafos) que a veces uno pasa de largo y tiene que releer.
Antes de tomar una decisión sobre algo (que produzca una mínima acción) lo piensan, y lo hablan, y lo siguen pensando, y se van de tema... y se dan una semana para responder... y luego se ponen a especular con cómo la otra persona puede llegar a reaccionar, y a hacerse toda una película de cosas que al final son sólo imaginación de los personajes... y entonces siguen conversando de cosas que luego no aportan nada a la historia, y siguen hablando... Y en la práctica no ocurre nada. Nada. Creo que si tuviera que marcar los eventos ¿importantes? de la historia, no serían más de diez.

Pasado el 25% del libro aún no había ocurrido nada digno de mención. En el capítulo 12, más o menos el 35% del libro, la historia empieza a mejorar, y hay de hecho ciertas partes que son buenas y/o entretenidas. Pero no duran.
Ese estilo poético que me gustaba al principio muy pronto se vuelve una molestia. Se interrumpe la no-historia para hacer descripciones y más descripciones (y seguir especulando y exteriorizando los pensamientos de los personajes) y la historia OH POR DIOS NO AVANZA.
Además, a la autora le encanta usar el curioso adjetivo 'cremoso', y lo usa para describir cosas que jamás hubiera imaginado como cremosas. Sí podríamos decir que su forma de escribir es... cremosa. Además de peligrosamente recargada.

Estaba desesperada por terminarlo, un sentimiento que no debería inspirar ningúna novela.
Y entonces se termina de golpe.
Mi edición por desgracia tenía dos historias más, la primera de ellas bastante inconexa, y la otra un intento de deprimirnos con lo que se podría llamar un golpe bajo.

Este es un libro que se vende como fantasía, así que mientras iba leyendo y avanzando, aburriéndome y deseando que por favor ocurriera algo, todo lo que podía pensar "¿y la fantasía cuándo llega?". La respuesta es simple: nunca. Lo único que tiene de fantasioso es que la historia está ambientada en una ciudad inexistente (así que queda descartado 'ficción histórica'), donde las leyes son muy laxas y la mayor parte de la población parece ser abiertamente bisexual. Hasta los nombres de los personajes son comunes y corrientes. No hay magia, no hay dragones, no hay ni siquiera una curandera que trate los callos plantales con pasto masticado.
Me acordé mucho de George R.R. Martin mientras lo leía. Nunca más le hago caso. Nunca. Más.



Calificación: 2/5
Le falta

5 comentarios:

  1. Excelente reseña, Lau. La verdad que no parece prometer mucho... y menos si la fantasía no llega nunca (¿tal vez un poco de fantasía en el momento justo lo podría haber salvado?)

    Yo he visto algunos libros recomendados por George y... la verdad que no me llaman mucho. Ahora puedo descartar éste. Es graciosísimo que se llame "A punta de espada" y que sólo se dediquen a hablar y especular.

    Por lo menos tiene unas 200 y algo de páginas. Imaginate algo así de aburrido a nivel manuscrito de Martin :O

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja nooooo por favor!!! éste se hizo eterno, me imagino algo de +700 páginas X_X
      Qué más recomendó? te acordás?... para evitarlo, digo XD
      Saludos :)

      Eliminar
  2. Me encanta la fantasia creo que sin ella no podriamos vivir!!!Si el libro en su momento la pierde lo pierde todo
    Gracias por comentar
    Con cariño Victoria

    ResponderEliminar
  3. O Martin tiene pésimo gusto o le gusta torturar lectores, ya sea en sus libros (matando a tu personaje favorito) o en sus recomendaciones literarias. Por suerte nunca seguí sus consejos y también dudo de sus colaboraciones y labor como editor.
    Otro en el que no se puede confiar es Patrick Rothfuss (autor de la saga Asesino de Reyes). Es un usuario activo de Goodreads y siempre le pone 5 estrellas a TODO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaj XD bien, es bueno saberlo. Para mí muchos autores son diplomáticos simplemente, pero eso no-nos-sirve.

      Eliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.