14 de febrero de 2016

Yasunari Kawabata: País de nieve


País de nieve
Autor: Yasunari Kawabata
Título original: 雪国 [Yukiguni]
Género: Clásicos - Ficción Literaria - Romance
Año de publicación: 1937
Páginas: 176







Sinopsis
Shimamura regresa al País de nieve atraído por la belleza de la estación y el tradicional estilo de vida. Pero vuelve especialmente por Komako, una joven aprendiz de geisha que conoció en un viaje anterior. Él es un hombre rico, de mediana edad, que intenta escapar de un matrimonio sombrío y de su vida en Tokio. Ella, una bellísima mujer vulnerable a sus propias emociones, que madura ante los ojos de su amante. El amor apasionado que Shimamura despiera en Komako le plantea un dilema: incapaz de corresponderlo, pero a la vez fascinado por su intensidad, optará por repetir y prolongar su estadía en las termas aprovechando la distancia perfecta que le ofrece la relación huésped-geisha. Un tercer personaje, la misteriosa Yoko, teje su destino al de la pareja, con el blanco de la nieve como trasfondo y presencia continua.


Opinión

«¿Pero dónde quedaban aquellos desvelos en que cada corazón volcaba toda su energía y esperanza, invierno tras invierno?»

Este libro es un lindo ejemplo de cómo es la Ficción Literaria, no hay realmente un argumento elaborado sino que más bien es una narración que fluye.
El comienzo es muy dulce, y sabiendo cómo suelen a veces ser las historias japonesas que de golpe saltan con una tragedia inesperada, la verdad tenía un poco de miedo de que la dulzura se corte abruptamente con un suicidio o algo así. Me encanta la literatura japonesa, pero siempre la leo con cierto resquemorcillo.

Shimamura es un hombre casado y de buena posición económica que dedica su vida a hacer las cosas que le dan placer (relacionadas con el arte y la cultura). Es por eso que se está dirigiendo en tren a un retiro termal en una montaña aislada y fría, en donde años atrás conoció a Komako, una aprendiz de geisha con la que se sintió muy cómodo. Ahora Shimamura está volviendo con la esperanza de encontrarla, y para alejarse de un matrimonio que no le da felicidad.
Esta es la narración de los diferentes encuentros que habrá entre Komako y él, y de una historia de amor un tanto unilateral, llena de emociones intensas en una relación indefinible (a veces parece amistad, a veces no) y con fecha de caducidad (Shimamura tiene que volverse en algún punto).

Ambos personajes son interesantes y radicalmente opuestos.
Shimamura parece vivir en una nube. Es un hombre tranquilo al que no parece alterarlo nada. Está casi obsesionado por el recuerdo de una chica a la que vio en el tren de camino a la montaña, de la que en cierto modo se siente enamorado pero a la que raramente logra ver. Él mismo se define como un «observador de su propia impasibilidad» y piensa que Komako vive con una entrega que él desconoce, aunque para mí ella está aún más perdida que él.
Komako por otro lado me gustaba más al comienzo del libro que hacia el final. Durante el flashback en el que ella aún no era geisha tenía una personalidad más inocente y dulce. Ahora que trabaja de geisha me da la sensación de que está tirando la vida por la borda para que Shimamura la note. Él disfruta de la atención de Komako –que está claramente enamorada de él– pero no tiene nada que ofrecerle excepto un corazón vacío de amor por ella. Ésta es una historia de frialdad, o de calidez mal enfocada.

Lo que leemos en País de nieve son momentos. Momentos de encuentro entre ambos, separados por espacios en los que no están juntos. Es una historia con un hilo conductor y al mismo tiempo no. Siempre "presenciamos" cuando Shimamura está en la posada y se ve con Komako, pero nunca sabemos lo que ocurre con sus vidas entre medio, si bien a veces lo cuentan en sus conversaciones.
Este libro es absolutamente atrapante y poético, y si bien me gustaban los momentos de los protagonistas, lo más bello son las descripciones de los paisajes japoneses que llenan las pausas en la conversación. Es fácil imaginarse a ambos contemplando la belleza que tienen frente a sí, en medio de los silencios que se producen mientras están hablando, y de algún modo te hace sentir el aire frío de la nieve que está en todos lados. Es muy visual, y en cierto modo también sensorial.

El final es repentino y contrasta con todo el resto del libro. Ocurre algo que es abruptamente opuesto a todo lo que predominó hasta ese punto, y que en cierto modo me descolocó bastante, aunque me gustó el recurso.
País de nieve es un libro bello, si bien la relación entre los protagonistas no lo es. Yasunari Kawabata tiene un estilo maravilloso y melancólico, y aunque ésta no es una historia que produzca tristeza, sí está plagado de emociones muy humanas y reales.



Calificación: 3.75/5
Bello

4 comentarios:

  1. Lo tengo en la estantería, esperando turno =)

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena lectura para el verano, así refresca XD
      Besos!

      Eliminar
  2. De los autores japoneses que he leído, Kawabata es mi favorito con diferencia, al menos sus relatos cortos. El libro suena muy bien y creo que me gustaría mucho! Aunque antes leeré Kyoto, que es el que tengo ya en casa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo ayer vi un libro con relatos cortos suyos y ahora estoy intrigadísima! El que es muy lindo también es Mil Grullas, aunque mucho más triste que éste. Ahora me anoto Kyoto también :) gracias por pasar!

      Eliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.