13 de octubre de 2013

Laura Esquivel: Como agua para chocolate


Como agua para chocolate
Autor: Laura Esquivel
Género: Romántica - Clásicos - Realismo Mágico
Año de publicación: 1989
Páginas: 216








Sinopsis
Tita y Pedro se aman. Pero ella está condenada a permanecer soltera, cuidando a su madre hasta que ésta muera. Y Pedro, para estar cerca de Tita, se casa con la hermana de ella, Rosaura. Las recetas de cocina que Tita elabora puntean el paso de las estaciones de su vida, siempre marcada por la presente ausencia de Pedro.

Como agua para chocolate es una agridulce comedia de amores y desencuentros, una obra chispeante, tierna y pletórica de talento, que se ha convertido en uno de los mayores éxitos de la literatura latinoamericana.


Opinión

Tenía pendiente hace tantos años leer Como agua para chocolate, y como a partir de ahora estoy leyendo sólo para intentar completar los desafíos (nota a mi misma: prudencia para el año que viene) me resultó una excusa perfecta.

Cada capítulo empieza con una lista de ingredientes y una receta, y ya desde el vamos se nota el humor sutil que va a acompañarnos todo el libro. Creí que la narradora iba a ser la protagonista y que la comparación de si misma con su tía abuela Tita era sólo un ejemplo, pero la historia que veremos es sobre la misma Tita, la pobre niña que por ser la última hija (y por tradición familiar) nació condenada a quedarse soltera y cuidar de su madre hasta el día de su muerte.
Se dice que es por eso que la pobre Tita lloraba desde antes de nacer, ya sabiendo la suerte que le esperaría.

Como no puede ser de otro modo, Tita se va a enamorar y ese amor le va a estar negado. No siendo suficiente que deba vivir sólo para atender a su horrible, horrible madre, ahora debe soportar ver cómo Pedro, su gran amor, se casa con su hermana mayor -para poder estar cerca de Tita- y se van a vivir juntos al rancho familiar. Tita será la encargada de cocinar la montaña de comida para la fiesta y de realizar un pastel de bodas con 170 huevos.
Yo me pregunto: ¿de qué tamaño era el recipiente donde los puso?.
Como en la torta cayeron sus lágrimas amargas, todos los invitados de la fiesta se pondrán melancólicos y enfermos del estómago. Y así da comienzo al realismo mágico y las situaciones exageradas y surrealistas que cada cierto tiempo aparecerán en el libro... y serán vistos de forma completamente natural, como un incendio causado a pura lujuria incontenida.
Uno de mis momentos preferidos fue una cascada de lágrimas que cae desde el primer piso hasta la planta baja y que produce que luego varias personas tengan que ponerse a secar el piso.

A pesar de los llantos y las penas, ésta es una historia realmente amena, llena de humor y entretenida.
No es para nada deprimente, a pesar de que cada cierto tiempo acontecerá alguna desgracia que Laura Esquivel dirá de forma tan inesperada y brutal que será como un baldazo de agua fría sobre la cabeza... y con la misma facilidad cambiará de tema a cosas más felices.
Está ambientado en México, durante una época de revoluciones y violencia contínua. Se lo nombrará a Pancho Villa en un punto, así que supongo que la historia está situada alrededor de 1910.

Una enorme cantidad del libro gira al rededor de las comidas y la cocina, el ambiente donde Tita se siente más cómoda y en su mundo. Hay recetas intercaladas en las conversaciones y las narraciones, y muchas veces hechos de la vida se compararán con comidas o procesos culinarios. Si les gusta cocinar -como a mí- van a disfrutar mucho estos detalles.
El libro está dividido en 12 capítulos, cada uno con su receta y mes del año. Llegado un punto perdí la noción del paso del tiempo porque no es una cronología pareja... lo que se nota especialmente en el último capítulo.

El personaje de Tita es adorable y más que querible. A quien no toleré desde el principio es a Pedro ni a Mamá Elena. Mis preferidos creo que fueron John, el dulce y paciente médico norteamericano, y una de las hermanas de Tita, Gertrudis, con su temperamento fogoso (literalmente) y lo extraña que se vuelve su historia.
El final no me fascinó demasiado. Al margen de que me hizo soltar algunos lagrimones, no terminó como me hubiera gustado. Lo que sucede al final es agridulce, y visto desde un punto de vista romántico creo que es un -relativamente- buen final... pero creo que Tita tomó una decisión incorrecta.

Pero lo recomiendo, es un libro fantasioso y mágico, lleno de aromas (si, aromas) y colores mexicanos. Imaginé toda la historia como si fuera un cuadro de Frida Kahlo en movimiento, narrado de forma amena y por demás atrapante.


Calificación: 4/5
Muy bueno

5 comentarios:

  1. un clasico que a mi me encantaria leer

    ResponderEliminar
  2. Comentario de color: la del noticiero de Telefe sacó un libro imitando esa portada jaja

    Me lo anotó ;) no sabía que era de realismo mágico, se me hace más interesante.. la novela romántica a secas no es lo mio.

    ResponderEliminar
  3. John también me encantó como personaje, es súper adorable. Es muy recomendable este libro =)

    ResponderEliminar
  4. Desde que leí "Cien años de soledad" estoy buscando alguna otra lectura que tenga que ver con el Realismo Mágico. Me apunto "Como agua para chocolate" para leerla próximamente. Muchas gracias por la reseña y la recomendación.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó mucho, una historia preciosa =)

    Besotes

    ResponderEliminar

Si están buscando en dónde pueden descargar o conseguir un libro, no es aquí donde encontrarán la respuesta.
Los mensajes que sólo son para promocionar otra página serán considerados spam y eliminados.